Moquillo

La enfermedad conocida como “Moquillo” es fatal, y aunque haya sido casi totalmente erradicada en perros, gracias a programas de vacunación, aun se recomienda que los hurones sean vacunados. Se debe vacunar hurones de 6 a 8 semanas de edad, luego al mes un refuerzo, seguido por revacunaciones anuales o trianauales.

Cuando se adquiere el hurón, es necesario revisar con qué ha sido vacunado previo a ser vendido. Se debe tomar en cuenta que criadores informales son propensos a mentir sobre este tema, por lo que, por favor, ¡solicite siempre el certificado de vacunación! Previo a fijar una cita con el veterinario, asegúrese que el doctor cuente con la vacuna C3 que es segura para hurones.

El moquillo generalmente inicia con signos de conjuntivitis, con ojos acuosos o una secreción verdosa. La piel se nota gruesa y la cara y almohadillas de las patas se ven escamosas y rajadas, asi como la parte interior de las patas traseras y alrededor de su ano, que son patogmónicos hacia la enfermedad. Existe también una forma aguda que incluye fiebre, temblores y coma antes que otros síntomas aparezcan.

El moquillo es altamente contagioso y generalmente se trae en los zapatos o las manos, o sea que inclusive hurones que viven siempre dentro de la casa son susceptibles. Desafortunadamente no existe una cura específica contra el moquillo, y muchos hurones no sobreviven a la enfermedad. Si uno de sus hurones no vacunados muestra síntomas de moquillo, incluso un pequeño letargo, es recomendable que sea aislado de los demás y que éstos sean vacunados.

Fuente: https://www.vetbabble.com/small-pets/ferrets/common-diseases/

 

Leave a reply