EL IDIOMA DE LOS HURONES

Nuestros queridos hurones, aunque ahora sean mascotas, provienen de cazadores expertos; de hecho, en Europa llegaron en cierto momento a sustituir a los gatos en la cacería de ratones, y aun en algunos países los hurones son los mejores para sacar conejos de sus madrigueras. Son tan inteligentes, que en cierta ocasión un hurón llevo un hilo delgado a lo largo de una tubería muy larga y delgada, el que luego halaron para pasar un cable muy grueso; ese hurón ayudó a mejorar las telecomunicaciones.

Bien. Todo esto nos indica que, al ser cazadores, no presas, son animales muy inteligentes, con un lenguaje muy amplio. Como los perros y gatos, este idioma es en gran parte lenguaje corporal, pero también son capaces de emitir sonidos.

Veamos algunos mensajes que nos dan comúnmente. Los podemos clasificar en los siguientes grupos:

JUEGO:

 

Los hurones son animales sociables. Si una persona tiene mas de uno, jugarán entre ellos, pero siempre considerarán a su dueño otro más de la pandilla, y lo invitarán a participar en sus aventuras.

La danza de la guerra: muchas personas que no conocen bien a los hurones se asustan con este comportamiento, pues aparentan ser agresivos, pero es todo lo contrario. Mueven la cabeza hacia atras y la sacuden, a veces erizan los vellos de su cola, muestran los dientes y se encorvan; pero dan brincos, como bailando, y se le acercan a uno y se retiran. Es una invitación a jugar. Significa: “estoy muy feliz, ¡juguemos! “.


Rascar o somatar el suelo. Es otra forma de invitarte a jugar. Una oersona puede de hecho imitar este comportamiento y responderle: ¡si, juguemos! “ haciendo lo mismo. De hecho significa “Juguemos luchitas”. Luego lo puedes tocar con tu mano, que mordera muy suavemente, o te la tomará con sus dos manitas. Es muy alegre jugar así.
Un silbido. El sonido es más similar a un “ssssssSSSS”. En realidad también significa “dejame en paz” cuando el hurón no está de humor, pero si ese sonido está acompañado de rascar el suelo, o acercarse y alejarse de ti, te esta invitando a jugar a las escondidas: uno de los juegos favoritos de los hurones. “A que no me encuentras”. Sale corriendo, y tu detrás, haves como que no lo ves, y el te brinca desde su escondite sorprendiendote. Si muestras sorpresa, el juego continuará y ambos la pasarán muy alegres.
Ellos hacen un sonido al que muchosble llaman “Dokear”. Es un “dook dook dook” sordo, o un “Ko ko ko”.

Es un sonido de felicidad extrema, como cuando juegas con un niño de 3 años y este se ríe por la emoción. Significa: “me estoy divirtiendo a lo grande”.
La cola erizada: este es un signo de susto, pero el lenguaje corporal en ese caso es correspondiente; también cuando quería hacer algo y no le sale bien, como cuando los humanos nos sonrojamos. Pero en este caso el pequeño está jugando, con su dueño o con un hermanito. Si están jugando luchitas, el perdedor emite sonidos de dokeo rápidos y agudos, y eriza su cola y el ganador los emite graves.
Movimientos rápidos de su cola: los expertos dicen que ellos sacuden rápidamente su cola cuando están en su túnel a punto de lanzarsele a su presa, pero en sus juegos también lo hacen, generalmente en una situación similar. Si tu hurón está jugando contigo y sacude rápidamente su colita, deberás prepararte para una acometida llena de felicidad extrema.
El giro del cocodrilo : cuando los hurones juegan entre ellos, uno gira sobre su cuerpo y el otro debe girar en el mismo sentido para que no le duela, pero un humano no puede hacer esto. A veces duele un poco si, jugando, te muerde la mano y te hace el giro del cocodrilo. Si dices “ay” comprenderá y bajará la intensidad de la mordida.
Robar o apoderarse de cosas: a los hurones les fascinan los juguetes de trapo, que chillan o incluso prendas de su dueño. Son “sus tesoros”. Los tomará, no te dejará tocarlo colocándose encima de espaldas a ti, y se lo llevará a su madriguera, ya sea tomándolo con su boca, o arrastrandolo hacia atrás.
Tocar la pierna del dueño: en ocasiones los hurones solo juegan entre ellos, o simplemente solos, investigando o con alguno de sus juguetes. Pero si se acerca a ti y se para en dos patitas y te toca la pierna o intenta treparte por el pantalón ( o falda), quiere jugar contigo.

2. SIGNOS DE DESAGRADO:

Los hurones son muy amables siempre, y el 99% del tiempo están de buen humor.

Sin embargo, si ya quiere ir a dormir, o si muchas personas quieren jugar al mismo tiempo con el (generalmente niños pequeños), o si algo le molesta como que lo agarren muy fuerte, se ofuscara y ya no querrá jugar.

En ocasiones se aburren de un determinado juego y quieren jugar a otra cosa. En este caso simplemente dejará de jugar y te invitará  otra actividad.

Estos son algunos signos de “ya no quiero jugar, por favor”, “ya me quiero ir a dormir, por favor”:
Siseo con mordida. Cuando el hurón sisea y sale corriendo, te invita a jugar. Pero si te sisea y te muerde, y luego se esconde (y no sale de su escondite por si mismo) significa “ya estuvo, dejame descansar”.
Esconderse y no salir: si tu hurón se esconde y se asoma a verte, está feliz y jugando al escondite; pero si se esconde y se queda adentro, y se hace rosca adentro, ya no quiere jugar más, sino dormir. Llévalo a su camita.

3. Hambre. “Quiero Comer”.

Los hurones comen seguido. El tiempo vuela cuando uno juega. De pronto le dio hambre.

Rascarte con fuerza: “ya dejemos de jugar y quiero comer”
Morderte con fuerza. Cuando te lleva diciendo “quiero comer” un buen rato y no lo has comprendido.
En la mayoría de ocasiones, simplemente deja de jugar y te mira seriamente a los ojos, y cuando le devuelves la mirada, el voltea a ver donde está su comida (o premio, o alguna golosina). Si no lo comprendes, te tocará suavemente la pierna y se irá al lugar donde guardas su comida o alguna golosina que, aunque prohibida para él, es símbolo de comida

4. ASUSTADO

Si traes una mascota nueva a tu casa, que tu hurón no conoce, se asustara. Ellos son cazadores, pero por su tamaño también son presas, y deben estar atentos siempre a peligros.

Son muy atentos y si los mantienes largo tiempo sueltos en tu casa, sabrán donde está cada cosa. Un objeto nuevo no los asustara, pero lo examinarán con mucho cuidado, y de no gustarles, lo lanzarán desde lo alto para que se quiebre.

Pero ante personas desconocidas o, especialmente, mascotas nuevas, probablemente se esconda aterrorizado bajo un mueble o en su túnel, y no saldrá hasta que pase el peligro. Puede durar bastante este estado si la “amenaza” no desaparece.

4. VETERINARIO

.

Signos que indican que tu hurón debe ir DE INMEDIATO al veterinario son:

Rechinar sus dientes cuando come. Indica dolor de estómago o molestias.
Desorientado: indica un probable insulinoma.
Patas traseras débiles.
Dormir mas de lo acostumbrado
Mucho estornudo: los hurones padecen de resfriados igual que los humanos, y de hecho los humanos los pueden contagiar. También en ocasiones soplan fuerte con su nariz para limpiar sus fosas de polvo en alguna investigación. Pero si estos estornudos son muy constantes y duraderos, llevalo al doctor.
Morder cuando lo tocas no es normal. Revisalo por alguna herida externa, y si no tiene, llévalo a revisión Veterinaria.

Es necesario que le pongas mucha atención al lenguaje corporal de tu pequeño amigo, y te darás cuenta que ellos hablan; no como nosotros, pues no tienen cuerdas bucales como las nuestras, pero se comunican con nosotros los humanos de una forma muy clara.

Leave a reply